testigo por amor

Bienvenido

devocional

CAMINANDO AL RITMO DE DIOS

Números 9: 15–23, (Éxodo 40:34-38)

dependencia de Dios

es necesario caminar al ritmo de Dios , pues el sabe guiar nuestra vida

INTRODUCCION: Cuando el pueblo de Israel sale de Egipto y comienza su caminar por el desierto la presencia de Dios siempre estaba con ellos, nunca se apartó del lado de ellos (Éxodo 13: 21-22) pero el pueblo de Israel se mantuvo como si Dios no estuviera presente, una y otra vez desobedecían y faltaban a lo que Dios les pedía, pareciera que no percibían la presencia de Dios en la nube y la columna de fuego, es entonces que Dios determina  que levanten el tabernáculo.

Quiero que miremos algunas cosas que están en esta porción de la escritura y que nosotros debemos reflexionar y entender:

  • LA IMPORTANCIA DEL TABERNÁCULO: Dios mismo es quien da las instrucciones para la realización del tabernáculo, cuales debían ser sus medidas y cada uno de los detalles, además de todo lo que este debía contener (Éxodo 40: 1-38) pero a más de esto era necesario que el pueblo tuviera presente que Dios estaba de continuo con ellos, el tabernáculo era un lugar de reunión, este representaba la presencia de Dios, no solo era un lugar, y ese Dios que de continuo se movía en medio de ellos (nube y columna de fuego) que hasta entonces parecía que había pasado desapercibido pide que se haga una tienda, es decir UN PUNTO DE REFERENCIA donde las personas llegaran y tuvieran presente que Dios estaba allí para escucharlos y ayudarlos. Para muchos esto es importante, deben ver algo físico para creer, el pueblo requirió de este lugar aunque la nube estaba siempre presente y Dios estaba comunicándose con ellos.
  • SU PRESENCIA DE CONTINUO: vs 15-16 Dios siempre ha estado con su pueblo, aquellos que son sus hijos siempre pueden contar con su presencia, desde el principio Dios ha sido un Dios cercano que ha puesto la mirada en los suyos (Éxodo 2: 24-25) el texto en números dice que su presencia estaba de continuo. Pero porque es importante esto, el hombre necesita de su creador, sin Dios nada somos, de hecho él es nuestro hacedor y quien nos ha dotado de habilidades y talentos, nada podemos hacer sin Él, pero el hombre también es un ser dependiente, y principalmente de Dios, sino está con nosotros estamos perdidos. Este es el deseo de Dios estar de continuo con sus hijos, en las buenas y en las malas, pero la realidad es que no le vemos en esos momentos de dificultad, creemos que Dios está ausente, pensamos que solo está en los momentos de felicidad o de triunfo, cuando obtenemos logros y conquistamos, el texto es claro en detallar que estaba de continuo con ellos, y esto implicaba esos momentos de luchas, de hambre, de sed de miedo, de continuo Dios está con nosotros, es importante que hoy estemos convencidos de esto. Ahora el saber que Dios está de continuo con nosotros nos debe llevar a entender que:
  • Esto provee seguridad
  • Esto nos debe llevar a entender que hay una autoridad presente en todo momento al cual debemos temer y respetar
  • MOVIÉNDOSE AL RITMO DE DIOS: vs 17-23 es interesante lo que acontece, muchos días el pueblo se movió por el desierto, orientados por Moisés, pero de seguido este pueblo se obstinaba en su corazón queriendo hacer lo que les placía, muchos se levantaron en contra de aquel líder que les orientaba, olvidando que él hablaba de parte de Dios, muchos querían moverse a donde sus deseos los impulsaban, otros querían hacer lo que otros les animaban hacer, pero muchos habían ignorado lo que Dios quería que hicieran, cuantos se vieron obligados a enfrentar consecuencias trágicas por estas decisiones, aún hoy cuantos tienen que sufrir por determinar caminar sin la dirección de Dios. El texto dice que el pueblo entendió que debía caminar al ritmo de Dios, cuando la nube se movía ellos también, y cuando paraba ellos lo hacían, esto era seguro para ellos, que importante para el hombre entender esto hoy, muchos se mueven según sus placeres, sus deseos, a donde este mundo los mueva, algunos se impacientan, qué pensarían los Israelitas” porque no nos vamos de acá, ya llevamos mucho tiempo, o podrían decir otros “ otra vez nos hacen salir o movernos” no entendían a lo mejor que pasaba, ese puede ser nuestra situación, a veces nos fastidiamos con lo que está pasando, aunque le pedimos a Dios que nos guíe pero no esperamos en El todo lo queremos ya , pero es necesario que nos movamos al ritmo de Dios por varias razones:
  • Dios conoce el lugar a donde nos quiere llevar (tierra que fluye leche y miel) a qué lugar les guiaba Dios en este tiempo? Los llevaba a la tierra prometida, y a qué lugar nos quiere llevar a nosotros hoy? Nos quiere llevar a morar con El por toda la eternidad
  • Dios conoce el camino para llegar a nuestro destino (el camino más seguro, no necesariamente es el más rápido)
  • Dios tiene el control de todos los tiempos
  • Dios quiere siempre lo mejor para mí (Jeremías 29:11)

Todo esto es muy interesante y es una realidad, si caminamos al ritmo de Dios siempre estaremos bien orientados y nuestro destino será fijo y seguro

  • DEMANDA PERCEPCION, ATENCIÓN Y OBEDIENCIA (PAO) vs 17-23 todo esto es muy importante, pero es menester estar atento, ser perceptivo, estar conectado con Dios, ser sensible a su voz, no podemos estar descuidados, el pueblo tenía un punto de referencia en todo el campamento (el tabernáculo) nuestro punto de referencia es Dios, no poner la mirada en nada mas, (puestos los ojos en Jesús el autor y consumidor de todas las cosas) cuando no somos perceptivos corremos el peligro de no tener en cuenta detalles importantísimos en nuestra vida, cuando no ponemos atención en las cosas de Dios tarde que temprano nos veremos en Dificultades, el pueblo de Israel caminaba por el desierto, pero Dios determinó orientarlos y llevarlos a un lugar que fluye leche y miel, ellos debían ser sensibles a la vos de Dios, pero además de esto obedecer, el texto nos dice que a la orden de Jehová partían o esperaban, según la ordenanza de Jehová, que importante que nosotros entendamos que dependemos de Dios, que todo es posible gracias a Él, pero que también Dios tiene el control de nuestra vida, y lo que hagamos debemos estar sometidos en todo tiempo, Dios es nuestro Señor. Esta ordenanza en el texto no es una voz de Dios, no vemos en el texto en ningún momento que Dios pronuncie palabra, por eso la necesidad de estar atento, la ordenanza era el mover de la nube, todos estaban atentos a lo que pasaba y cuando se movía era considerada la orden de Dios de igual manera cuando se detiene. Consideramos que estamos así, cuando no recibimos cosas nos molestamos, nos enojamos pero por que no miramos que es posible que Dios no lo quiera de este modo, atender a su mandato, estar muy atento es lo que requerimos

CONTEXTUALIZACION: si bien el pueblo de Israel caminaba por un desierto que traía muchas cosas en contra para ellos, y que era demasiado difícil, nosotros hoy también enfrentamos un tiempo duro, el pecado aumenta cada día y los hombres cada vez se apartan más de Dios, es un desierto, pero como el pueblo de Israel tenía un objetivo nosotros como Cristianos también, lo que debemos preguntarnos hoy es : cómo alcanzar ese objetivo, y tenemos que decir que al igual que el pueblo de Israel sólo pudo alcanzar todo de la mano y con la guía a de Dios lo mismo pasa con nosotros hoy, usted y yo le necesitamos, dependemos de Él.

Proverbios 3: 5-6

Jeremías 10: 23

Nuestros pasos los ordena Dios, es El quien marca el ritmo de nuestro camino, nuestra dirección, solo mirémoslo a Él, solo escuchemos su palabra y descansemos en el Dios de nuestra salvación.

Deja un comentario

Tema creado por Anders Norén