testigo por amor

Bienvenido

Servicio

HONRA Y TEMOR A DIOS

Malaquías 1: 6–13

Introducción:
Malaquías sirvió como profeta en Judá en el año 430 a.C , el templo al igual que la ciudad ya habían sido reconstruidas desde casi un siglo, pero la relación del pueblo con Dios estaba rota debido al pecado del pueblo, ellos se habían vuelto negligentes en el servicio y descuidados en la adoración y obediencia a Dios, faltando en ellos el temor al Señor, eran llamados a vivir para el Señor, pero no llevaban esta clase de vida, por lo que Dios tiene que hablar a este pueblo. El profeta comienza su ministerio afirmando de la realidad del amor de Dios para con su pueblo, y este amor se evidencia en la elección de ellos como pueblo y aquello que Dios estaba dispuesto a hacer por amor a Israel. (v.2-4)
Cuando se refiere a el verbo AMARA se refiere a una relación positiva con todas las decisiones, acciones , actitudes, pensamientos, y sentimientos que caracterizan una relación, y cuando hace referencia a ABORRECER esto significa que hay una carencia de relación.
Ahora el deseo al darles a conocer este amor también es que ellos puedan reconocer la grandeza de Dios (v.5), y es entonces que encontramos uno de los propósitos principales del pueblo de Israel: LA ADORACIÓN, al ver este gran amor y el deseo de bendecirlos ellos eran llamados a reconocer su grandeza, poder, misericordia en pocas palabras adorar a Dios y realmente fue para eso que Dios salvo a Israel de la esclavitud de Egipto (Ex. 5:1)
El texto está dirigido en primera instancia a los sacerdotes que habían descuidado su relación con Dios, aquellos que eran llamados para dirigir al pueblo realmente se habían relajado en su adoración a Dios y en el servicio.
No podemos olvidar que nosotros la iglesia somos llamados a ser un “real sacerdocio” como lo dice (1 Ped. 2:9 Mas vosotros sois linaje escogido, real sacerdocio, nación santa, pueblo adquirido por Dios, para que anunciéis las virtudes de aquel que os llamó de las tinieblas a su luz admirable) como sacerdotes la iglesia, el creyente entonces es llamado a ofrecer a Dios sacrificio de alabanza como dice (Heb. 13:15) Así que, ofrezcamos siempre a Dios, por medio de él, sacrificio de alabanza, es decir, fruto de labios que confiesan su nombre. (Hebreos 13:15 RVR1960)
En la historia del pueblo de Israel vemos entonces que fallo en esta tarea, no solo no honro a Dios, sino que se fue tras otros dioses, causa por la cual fue llevado al exilio. Cuando el pueblo de Israel vuelve del exilio en babilonia, tenía como propósito honrar y adorar a Dios, (Esdras 3:2-5, 10-13) pero con el pasar de los días y los años, el pueblo fue menguando en esto, el fervor espiritual se vino abajo y el culto era bastante lamentable, por lo que Dios tiene que pronunciarse y declarar lo siguiente

1- REPROCHE O QUEJA DE DIOS (v.6) es interesante que Dios comienza recordando a su pueblo un orden natural de las cosas “el hijo (honra) al padre; el siervo (honra) a su señor”, es un orden natural, llama la atención esto, pero hay algo muy importante en estas palabras, y es que esta relación se ve supeditada a una actitud que debe tener el hijo y el siervo HONRAR, en el original hebreo (Kabád) esta palabra significa “tener peso”, está hablando de distinguir, de dar honor, de dar el lugar que se merece alguien por ser importante, es una figura que denota importancia de alguien, una muy alta posición, esto cuando el objeto es un hombre, pero cuando está dirigido a Dios el sentido es honrar o glorificar, este término se usa en Lev. 10:3; Salmo 22:23
El Señor argumenta esta queja en que al pueblo parecía serle fácil cumplir con esta parte de dar Honor al nivel natural, es decir al “padre” y al “señor” aquellas personas mortales, simples hombres que sí, merecían el respeto y la honra de parte de los siervos y de los hijos, pero que hacen parte de la autoridad terrenal, y Dios quiere marcar el contraste con la honra a nivel espiritual, es decir no honraban al “Padre y al Señor celestial que está por encima de todos” por eso Dios hace la pregunta “si yo soy padre ¿Dónde está mi honra? Y si soy señor ¿Dónde está mi temor?
Debemos decir que es lamentable que esta queja de Dios años después de que el pueblo sale del exilio es muy parecida a la queja que Dios hace entes del exilio Isaias1:3
Podemos decir entonces que este pueblo luego de todos esos años de sufrimiento no había cambiado y entendido su situación.
No podemos olvidar que la queja o reproche que Dios hace es a los
sacerdotes principalmente, los cuales habían menospreciado el nombre de Dios, lo cual es grave porque el nombre en el contexto Hebreo representa la totalidad del carácter de una persona, entonces esta falta era muy grave, si menospreciar la palabra de Dios era consecuencia de muerte según Números 15:31, cuanto más menospreciar y no honrar la Persona de Dios.
Es triste todo esto, aquellos que fueron llamados para servir y honrar a Dios ante el pueblo, aquellos que en un tiempo habían tenido celo por Dios habían dejado esto, el celo desapareció, la honra se olvidó y ahora menospreciaban el nombre de Dios, pero más grave aún es que ellos cuando Dios les reclama preguntan “en que hemos menospreciado tu nombre” podemos decir entonces dos cosas de esto – O estaban fingiendo inocencia y que de verdad no sabían lo que pasaba.
– O habían perdido la sensibilidad espiritual.
Si miramos esta palabra y la contextualizamos a nuestro tiempo que podemos decir de este reproche que Dios hace, es posible que nosotros hoy estemos viviendo esto? Es posible y casi seguro que sí, nosotros somos llamados a Honrarle, pues Dios es nuestro Padre, pero será que lo estamos haciendo, la verdad es que no nos damos cuenta de nuestras acciones y obviamos que Dios nos ve en todo lo que hacemos, el pueblo había caído en un aturdimiento y no tenían en cuenta a Dios, es lo que el Señor les reprocha, nos encontramos con un pueblo que tiene más presente los hombres que aquel que está por encima del ser humano, se pone más cuidado en honrar a aquellos que son mortales , que están con nosotros, en agradar a los que están a nuestro lado que a Dios, tenemos temor de que nos vean y entonces decimos no puedo hacer esto o aquello, pero a veces miramos al hombre para no fallar, y es en este punto donde somos similares a este pueblo, se pone más empeño o más importancia en lo que el padre humano piense o diga, en lo que el señor mortal vea de nosotros que en lo que piense, vea Dios de nuestras vidas.

Donde ha quedado la honra de Dios hoy de parte del pueblo, donde está el temor del Señor hoy, hemos fallado en esto, olvidando que la honra es para el más importante, Dios es más que cualquier ser humano, donde esta pues la honra que debemos darle hoy, será que nuestro proceder es como el del pueblo, descuidando las cosas de Dios, nuestro servicio, haciéndose tan superficial que solo viene a ser un ritual o algo que se hace por inercia?

2- ARGUMENTO DEL REPROCHE (v.7-8) ahora frente a la pregunta de los sacerdotes de en qué habían menospreciado a Dios, el Señor entra a sustentar el reproche o la queja: a- Ofrecieron sobre el altar pan inmundo. (v.7b) en este asunto ellos habían deshonrado a Dios, al ofrecer algo inmundo, contaminado, detestable, ellos menospreciaron a Dios que exigía toda santidad en el altar, Dios mismo demanda esto, Lev. 21 tanto de la ofrenda como del que ofrecía, y aquellos sacerdotes estaban ofreciendo pan inmundo, su actitud y lo que ofrecían era detestable a Dios, no podían contaminarse para que no “profanaran en nombre de Dios”
Entonces el problema era que estaban contaminando el nombre y el
honor de Dios, El Señor les responde a su pregunta “en que pensáis que la mesa del Señor es despreciable” (v.7c) La palabra “mesa” es la palabra que se usaba para referirse al mueble donde se colocaba el pan de la proposición Ex. 25: 23-30; Lev 24: 5-8 cada día de reposo se colocaban doce panes , se derramaba incienso puro, y solo los sacerdotes podían comer de este pan que el mismo Dios catalogo como “cosa muy santa para El” Lev. 24: 7-9
Era lamentable que en los tiempos de Malaquías los sacerdotes no estaban tomando esto con la seriedad del caso, ellos hacían ofrendas que Dios no podía aceptar, deshonrado de esta manera a Dios, no teniendo temor en su corazón del Señor y Padre celestial
b- Ofrecían animales con defecto: (v.8) en el libro de Levítico Dios había ordenado que el sacrificio a ofrecer , En el caso de los animales debía ser con un animal sin defecto Lev. 22:17-25 los sacerdotes estaban ofreciendo animales defectuosos (cojos, ciegos, enfermos) es interesante la pregunta que Dios les hizo “acaso se agradara el príncipe de esta clase de ofrendas” (v.8b) si los sacerdotes tenían cuidado de no presentar algo asi a los hombres o príncipes de esta tierra, como se atrevían entonces a presentárselo a Dios, por eso Dios dice que El Gran Rey (v.14) como no ofrecer lo mejor al Gran Rey
Hoy debemos reflexionar en esto, nosotros somos llamados a ofrecer lo mejor a Dios Rom. 12:1-2 aquellos sacerdotes lo hacían de una manera desinteresada, no teniendo en cuenta la palabra de Dios y para quien es su sacrificio, solo cumplían con un ritual, con un dogma, sin entender lo que esto implicaba, agradar el corazón de Dios, honrarlo, esto es la muestra de una falta de temor de Dios, de no tener presente al Señor, de una vida espiritual seca.
Hoy debemos preguntarnos varias cosas:
Sirvo a Dios o sirvo al hombre, De qué manera estoy sirviendo hoy, Cuál es la motivación para mi servicio.
Estas personas habían puesto a otros por encima de Dios y no les
importo lo que hacían, solo estaban conformes con hacer algo, pero Dios demanda mucho más que cumplir, es entender porque lo hacemos, Dios merece todo el respeto, la honra y el temor de nuestra parte.

3- LA EXHORTACIÓN DE DIOS (v.9) que hacer entonces , como obrar en cuanto a lo que Dios ha hablado anteriormente? el profeta dice “orad por el favor de Dios para que tenga piedad de nosotros” acá la palabra favor tiene el sentido de “GRACIA” sabemos que esto quiere decir un regalo inmerecido, nosotros no merecíamos la ayuda de Dios, sin embarque por su amor, vino en nuestra ayuda, los sacerdotes de ese tiempo tampoco eran merecedores de esto, pero Dios siempre extiende misericordia, reconociendo nuestra necesidad de El, sin embargo tanto para los sacerdotes como para el pueblo el llamado de atención era que tuvieran en cuenta que su comportamiento debía cambiar, no podían seguir actuando de esta manera, pues así no pueden agradar a Dios (v.9b)

CONCLUSIÓN: Dios inicia esta porción de la escritura inventándoles con estas preguntas, y contrastando El mismo lo que ellos hacen, creo que esta es nuestra realidad, vivimos tiempos donde nos congregamos, asistimos a reuniones, actividades acá y allá, estamos en muchas ocupaciones, decimos que servimos al Señor, pero no se trata solo de un servicio, no se trata solo de reunirse, de hacer actividades, se trata de entender para quien lo hacemos, a quien servimos y de qué manera, los sacerdotes habían olvidado esto, se convirtió en algo mecánico, entrando en una vida de pecado y descuido espiritual, donde escaseaba el temor a Dios, es decir la más alta motivación para proceder en cualquier circunstancia, está pasando lo mismo con nosotros hoy, Dios es el más importante, por encima del pastor, el líder, el jefe, pero irónicamente hacemos más para agradar a los hombres que a Dios, hoy debemos pedir perdón, clamar a Dios por misericordia y que como iglesia, o en la familia vivamos temiendo a Dios, honrándolo en todo momento.

Deja un comentario

Tema creado por Anders Norén